viernes, 20 de octubre de 2017

Mauro, papá y mamá

¡¡¡Hoy vas a sonreír!!!
Imposible no hacerlo, es contagioso cuando ves a esta familia que generosamente hoy me deja disfrutar con todos vosotros su naturalidad. Hace unas semanas nos citamos para compartir un atardecer, para explorar, para aprender, jugar, para pasear y para soñar. Mauro es un sol que te conquista al instante y tiene loquitos a sus padres, como es normal. 
¡Mirad que cara! Como en el cuento de Caperucita Roja... "¡Qué ojos tan grandes tienes!" 
Son para mirarlo todo mejor, y eso hace: observa, aprende, retiene y comparte. 
Pasamos un rato muy divertido y creo que las fotos son un fiel reflejo de ello. Querían un recuerdo de su ahora, de su familia, de esta maravillosa y efímera etapa: mañana Mauro habrá crecido un poco más y así cada día, sin darnos cuenta. 
No es necesaria una ocasión especial, de hecho el motivo de VIVIR es más que suficiente. 
Os dejo con Auxi, Pedro y Mauro, espero que os encante tanto como a mí, que no he sido capaz de seleccionar unas pocas fotografías, y eso que todavía quedan bastantes más que muy pronto les entregaré a unos orgullosos papás. ¡GRACIAS POR CONFIAR EN SONRÍE BUTTERCUP!























sonriebuttercup@gmail.com
645934942






domingo, 8 de octubre de 2017

Betania y Rafa (16 de septiembre del 2017)

¡Hola de nuevo! ¡Os traigo otra boda! ¡Dos bodas en un mes! Aunque ya sabéis que Sonríe Buttercup! va muy poquito a poco, siempre con esfuerzo y a tope de ilusión, así que no os acostumbréis a ver dos bodas tan seguidas por aquí, ¡ya me gustaría! Eso sí, ya tengo pendiente de publicar otro reportaje precioso preciosísimo del que el otro día ya adelantamos algo. 

Pero hoy estamos aquí, recordando la boda de Betania y Rafa que el pasado 16 de septiembre se casaron en Bollullos de la Mitación. Una canaria y un sevillano que no querían hacer una gran boda, pero les apetecía celebrar su amor y paso ante la ley con sus amigos y familia más cercana. ¡Y por supuesto necesitaban un recuerdo gráfico de ello!

Los nervios duraron poco, a penas 10 minutos de ceremonia (en la que por supuesto hubo risas y emoción contenida), y después se relajaron y pasaron un gran día comiendo y ¡bailando! en la finca Tierra Nuestra, de la Puebla del Río.

Os dejo con un gran resumen de su día, en el que hubo grandes detalles como el original vestido de la novia, la súper tarta hecha y personalizada (con sus perritos y todo) por los padres del novio, una entrega de regalos y del ramo muy emotiva y agradecida, un recuerdo para los invitados solidario con el que quisieron tener muy presentes su amor por los animales o los momentazos a la hora de la barra libre, seguro que me perdí alguno más después, porque la novia es una enamorada de la salsa y los contagió a todos. ¡¡¡¡¡¡Muchísimas felicidades!!!!!!

















































































Ya casi casi tengo listas las 300 fotos llenas de momentos para recordar que recibirán estos novios muy prontito y ojalá les gusten muchísimo. Mil gracias por contar conmigo, mil gracias por confiar en Sonríe Buttercup! 

sonriebuttercup@gmail.com